Fuerzas Armadas Revolucionarias

Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en Guatemala

Fuerzas Armadas Revolucionarias, Guatemala

El 13 de noviembre de 1960, el coronel Rafael Sessan Pereira, del ej√©rcito guatemalteco, dirigi√≥ un infructuoso golpe militar contra el gobierno. Sus tropas estaban enfadadas por la presencia en suelo guatemalteco de exiliados cubanos que estaban siendo entrenados, seg√ļn trascendi√≥, para la fallida expedici√≥n de Bah√≠a de Cochinos. Cuando el golpe fracas√≥, Pereira huy√≥ a M√©xico, pero dos oficiales subalternos que le hab√≠an apoyado, el teniente Marco Antonio Yon Sosa (1938-1970) y el alf√©rez Lu√≠s Turcios Lima (1941-1966), regresaron a Guatemala. Ambos se hab√≠an formado en el colegio militar guatemalteco y en Estados Unidos. Un tercer compa√Īero, Alejandro de Le√≥n, fue asesinado por la polic√≠a pol√≠tica en Ciudad de Guatemala en 1961, mientras intentaban negociar con el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT). En ese momento se sorprendieron al descubrir el alcance del apoyo campesino del que dispon√≠an. Con la ayuda del PGT, comenzaron las operaciones guerrilleras en el campo en febrero de 1962.

Sin embargo, las principales diferencias ideol√≥gicas provocaron la falta de una estrategia unificada para sus operaciones. Turcios Lima, que, a pesar de su desconocimiento inicial de la guerra de guerrillas, estableci√≥ con √©xito una insurgencia rural en los Montes Orientales, en el departamento de Zacapa, estaba estrechamente alineado con el PGT y, como resultado, obtuvo el apoyo de los intelectuales de clase media de izquierdas. Su joven segundo al mando, C√©sar Montes, tambi√©n estaba cerca del PGT y pudo asegurar su apoyo continuo cuando, en diciembre de 1962, tras una serie de derrotas, los guerrilleros restantes se reagruparon bajo el t√≠tulo paraguas de las FAR. Un segundo frente, dirigido por el coronel Paz Tejada, que mientras tanto hab√≠a sido establecido por el propio PGT, no logr√≥ sobrevivir, aunque el PGT sigui√≥ comprometido con la idea de la insurrecci√≥n. El tercer frente en el departamento de Iz√°bal estaba dirigido por Yon Sosa. Influido por Mao Zedong (√©l mismo era en parte descendiente de chinos) y por la Cuarta Internacional, Yon Sosa rechaz√≥ la l√≠nea pol√≠tica del PGT y trat√≥ de establecer ¬ęzonas liberadas¬Ľ; en marzo de 1965 su Movimiento Revolucionario del 13 de Noviembre (MR13), llamado as√≠ por la fecha del abortado golpe de 1960, rompi√≥ tanto con las FAR como con el PGT.

Ninguno de los dos movimientos recibi√≥ apoyo externo. La mayor√≠a de sus armas fueron incautadas al ej√©rcito guatemalteco (que, como resultado de la participaci√≥n nominal de Guatemala en la Segunda Guerra Mundial, ten√≠a muchas m√°s de las que necesitaba), y el resto se compr√≥ con los fondos generados por los asaltos a los bancos. Ambos movimientos, a pesar de sus diferencias ideol√≥gicas, eran esencialmente movimientos de guerrilla rural, inspirados en la Revoluci√≥n Cubana y que segu√≠an la estrategia defendida por el Che Guevara y R√©gis Debray. Por lo tanto, eran movimientos relativamente peque√Īos centrados en unos pocos cientos de activistas dedicados, que manten√≠an su n√ļcleo de apoyo y sus bases en el campo, bien alejados de los principales centros de poblaci√≥n.

En 1966 las fuerzas armadas aceptaron a rega√Īadientes la llegada de un gobierno civil bajo el mando de Julio C√©sar M√©ndez Montenegro. Sin embargo, el poder efectivo resid√≠a en el comandante militar, el coronel Carlos Arana Osorio, quien, con la ayuda de ¬ęescuadrones de la muerte¬Ľ, llev√≥ a cabo una salvaje campa√Īa de contrainsurgencia tanto contra las FAR como contra el MR-13. En 1970 el propio Arana se convirti√≥ en presidente, iniciando 22 a√Īos de gobierno militar. Aunque la Constituci√≥n sigui√≥ vigente y las elecciones se celebraron con regularidad, en la pr√°ctica s√≥lo los candidatos militares, o los aprobados por los militares, ten√≠an alguna posibilidad de √©xito.
Durante la ausencia temporal de Turcios Lima en La Habana en 1966, el PGT había emitido, justo antes de las elecciones, una declaración de apoyo a Méndez Montenegro. Aunque a su regreso no revocó esta decisión, las FAR rechazaron la amnistía ofrecida por el gobierno y prometieron seguir luchando. Mientras tanto, el 5 de marzo de 1966, la policía había capturado a toda la dirección del PGT, incluido su secretario general, Víctor Manuel Gutiérrez, en Ciudad de Guatemala. Los guerrilleros secuestraron a dos figuras clave del gobierno para forzar un intercambio, sólo para que se confirmara que los 28 detenidos del PGT habían sido fusilados sumariamente. Como resultado, incluso el PGT rechazó la amnistía. Poco después, Turcios Lima murió en un accidente de coche.

Le sucedi√≥ como comandante de las FAR C√©sar Montes (nacido en 1942). Un civil, que carec√≠a de los contactos militares de su predecesor, tuvo que enfrentarse a una nueva embestida de las fuerzas armadas, esta vez respaldada por varios ¬ęescuadrones de la muerte¬Ľ. Aunque pocos de los 6.000-10.000 guatemaltecos que murieron en 1966-68 eran miembros de alguna organizaci√≥n guerrillera, las FAR, que contaban con 300 efectivos, sufrieron p√©rdidas significativas y la erosi√≥n gradual de su apoyo en el campo. En respuesta, el MR-13 se uni√≥ a las FAR, con Yon Sosa como l√≠der y C√©sar Montes como su segundo al mando. En enero de 1968, las FAR rompieron con el cada vez m√°s vacilante PGT. Mientras tanto, para proteger a sus miembros capturados, tuvo que cambiar cada vez m√°s su enfoque hacia la capital y adaptar sus t√°cticas a la guerra de guerrillas urbana. De hecho, el intento de secuestro y asesinato del embajador de Estados Unidos (de Am√©rica), Gordon Mein, en 1967, fue el primer caso de este tipo en Am√©rica Latina y provoc√≥ una oleada de ataques similares contra personal diplom√°tico y figuras destacadas del comercio y la industria en todo el hemisferio.

Lo que hab√≠a sido el MR-13 sigui√≥ librando su campa√Īa en el campo. Sin embargo, al igual que el resto de las FAR, descubri√≥ que la poblaci√≥n nativa era reacia a aceptar la buena fe de los ladinos (personas de extracci√≥n espa√Īola o parcialmente espa√Īola). En 1970 el propio Yon Sosa fue asesinado y su grupo, que hab√≠a trasladado su base al norte del departamento de El Quich√©, apenas sobrevivi√≥. En 1982 se uni√≥ a otros grupos en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca.

Revisor de hechos: Hellen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.